1000 Ideas Digital

Ideas que nos conectan

Guerra: Hamás quiere negociar 12 rehenes a cambió de 3 días de tregua

Mientras que Israel avanza con su ejercito, EE.UU. pide una tregua humanitaria en Gaza.

Vía ANSA LATINA.

 Una tregua de tres días en Gaza a cambio de la liberación de 12 rehenes en poder de Hamás, entre ellos seis estadounidenses. Este es el intercambio que se está negociando, según una fuente del movimiento islámico palestino, que mantiene cautivas a más de 240 personas tras las masacres del 7 de octubre.

 En tanto, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, aunque condena el uso de escudos humanos civiles por parte de Hamás, todavía critica a Israel por la cifra récord de víctimas civiles en Gaza, especialmente niños, «en un número mucho mayor que el anual de cualquier guerra».
    «Lo que significa que hay algo claramente mal en la forma en que se llevan a cabo las operaciones militares», resaltó.
    «Las conversaciones se centran en la liberación de 12 rehenes, la mitad de ellos estadounidenses, a cambio de una pausa humanitaria de tres días para permitir a Hamás liberar a los rehenes y dar a Egipto un periodo de tiempo ampliado para proporcionar ayuda humanitaria», explicó la fuente del movimiento islámico citada por la prensa internacional.

 La misma fuente precisó que todavía hay desacuerdos (sobre el período y la zona de la tregua) y que Doha «está esperando una respuesta de Israel».
    De hecho, el mediador es Qatar, un estrecho aliado de los EE.UU. (que tiene aquí su mayor base en Medio Oriente), pero también principal financista y partidario de Hamás, del que alberga la oficina política y la principal residencia del líder autoexiliado Ismail Haniyeh y de otros líderes del movimiento.
    Como Khalil al-Hayya, que explicó al diario New York Times que el objetivo de los ataques contra Israel era «cambiar toda la ecuación y no solo tener una confrontación», para «volver a poner la cuestión palestina sobre la mesa».
    «Espero que el estado de guerra con Israel sea permanente en todas las fronteras y que el mundo árabe esté a nuestro lado», reiteró Taher El-Nounou.
    Detrás de Doha está la dirección de Washington, que teje su frágil red con el secretario de Estado, Antony Blinken, y el jefe de la CIA, William Burns, enviados a su vez a la región.
    No es casualidad que el primero en proponer una tregua de tres días para la liberación de algunos rehenes haya sido el propio Joe Biden en la llamada telefónica del lunes al primer ministro Benjamín Netanyahu, un aliado cada vez más rebelde y embarazoso para el presidente debido a su línea intransigente y en contraste con los planes estadounidenses para el futuro de Gaza.
    El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional estadounidense, John Kirby, fue, sin embargo, más vago y afirmó que la pausa podría durar «horas o días» o «tanto como sea necesario», y que «no hay pruebas de que los rehenes en manos de Hamás, incluidos ciudadanos estadounidenses, estén aún vivos», añadiendo que «podría ser necesario algo más que una pausa humanitaria para sacarlos a todos».
    Qatar ya negoció en las semanas pasadas la liberación de cuatro rehenes, de los cuales dos son estadounidenses y dos israelíes: una repartición que se propone igual que ahora, con la esperanza de que Biden los lleve a casa sanos y salvos a todos los estadounidenses en manos de Hamás (cerca de una decena) evitando incidentes que podrían hundirlo en los sondeos para la reelección.
    Las primeras informaciones hablaban de la liberación de entre 10 y 15 rehenes a cambio de una pausa humanitaria de uno o dos días, que debería permitir también a Hamás recopilar los datos de todos los rehenes civiles y luego garantizar la liberación de decenas más.
    Según una fuente egipcia, la pausa humanitaria es esperada para la próxima semana. El Foro que reúne a las familias de rehenes y desaparecidos aplaude «el retorno de cada uno de los rehenes», pero reitera que «cualquier paso hacia un cese del fuego debería incluir la liberación de todos».
    Sin embargo, la negociación solo afecta a los rehenes civiles. Y Hamás parece decidido a proseguir con su petición de un intercambio de prisioneros «total o parcial» para la liberación de todos los rehenes, como dijo a la televisión pública israelí Kan Abu Obeida, portavoz de las Brigadas al Qassam, el ala militar de Hamás en Gaza.
    Hasta ahora, Israel se negó a cualquier tregua humanitaria sin la liberación de los rehenes (Netanyanu lo repitió por la noche), a pesar de los apremiantes llamamientos de la ONU, las ONG y los capitales extranjeros.
    La última llegó de los ministros de Exteriores del G7 reunidos en Tokio, que apoyan «las pausas y los corredores humanitarios en Gaza para facilitar la asistencia urgentemente necesaria, el movimiento de los civiles y la liberación de los rehenes».
    Tras reiterar su oposición a un alto el fuego más amplio, Blinken insistió, sin embargo, en que Israel no puede volver a ocupar Gaza, como anunció Netanyahu: una posición con la que Bruselas se alineó inmediatamente por boca de la presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen. El G7 y la UE también instaron a Israel a respetar las leyes de la guerra en Gaza, ante un balance que en un mes superó las 10.000 víctimas palestinas, el 40% de las cuales son niños, según las autoridades locales.

Total Page Visits: 635 - Today Page Visits: 4
error: Content is protected !!